icono facebook   icono twitter   icono youtobe skype

Iglesia Nuestra Señora del Carmen

Datos tomados de reseña histórica por el S.D.B. Mario Leonardo Peresson Tonelli.

En el año 1606 gobernaba en la Sede de Pedro Paulo V, el Rey de España Felipe III y la presidencia del Nuevo Reino de Granada la ejercía Don Juan Borja. La Iglesia de la Nueva Granada estaba a cargo de Don Bartolomé Lobo Guerrero que legó el colegio San Bartolomé. Doña Elvira de Padilla dispuso de sus casas para el Monasterio de San José, de monjas Carmelitas, donde habría de llamarse Elvira de Jesús María y sus hijas Elvira de San José y Ana Manuela de la Concepción; iniciarón 33 monjas la vida monástica con los requisitos de Santa Teresa de Avila.

En 1655 inició la Iglesia en el Monasterio del Carmen, donde se adjunta el bello Camarín del Carmen, nicho de la virgen del Carmelo del altar mayor, con su espadaña y sus campanas. Murió Don Pedro de Arandía y dejó a su sobrino Miguel Henríquez de Mansilla la terminación de la obra, a la cual le destinó 2.000 patacones ( Moneda de plata de ocho reales acuñada en la Casa de la Moneda de México en 1814) para sus acabados finales.

La Madre Francisca María del Niño Jesús (1655-1708) dedicó su vida a la galanura de la nueva Iglesia Carmelitana:

El techo del coro adornado con flores, al lado derecho puso una imagen del Señor Caído, doró la mayor parte de la Iglesia y en sus paredes ubicó pinturas alusivas a la vida de Santa Teresa de Jesús, mandó ejecutar un púlpito dorado con imágenes de santos y en el altar principal puso a Santa Teresa. El 5 de Noviembre de 1861, el presidente Tomás Cipriano de Mosquera expulsó a las monjas del convento de las Carmelitas, el cual fue invadido por el ejército y saqueado, donde se perdieron objetos y pinturas religiosas; a los pocos días quedó como hospital militar. El 18 de Diciembre de 1874 regresaron a Bogotá las monjas que aún quedaban, estableciendo su nuevo convento en Chapinero.

El presidente Rafael Núñez solicitó a San Juan Bosco y a través del papa León XIII, que enviara un grupo de religiosos a Bogotá, con el fin de fundar escuelas de arte y oficios. Es así como el 11 de Febrero de 1890 llegan de Italia un grupo de Salecianos de Don Bosco. El gobierno les destinó un patio del antiguo convento del Carmen, y el 1 de Septiembre de 1892 se abrió el Colegio Saleciano de León XIII de artes y oficios. Los Salecianos compraron a las monjas la Iglesia del Carmen y les regresaron cuadros, imágenes, altares y artesonados del techo. Lo poco que queda del convento carmelitano y de la Iglesia del Carmen es su espadaña sobre la carrera 5 y parte del murallón, esquina carrera 5 y calle 9.
En 1986 la comunidad Salesiana dio en comodato a la Corporación Barrio La Candelaria, el último espacio del antiguo convento y de la Iglesia del Carmen, donde se construyó el teatro Camarín del Carmen.

Por varios siglos se rindió culto a la Virgen del Carmen en la antigua Iglesia. Su difusión a la devoción de la Virgen del Carmen se debe al Canónigo Francisco Javier Zaldúa; su divulgación y entusiasmo de toda Colombia por la Virgen del Carmen demandó la posibilidad de construir un santuario para la veneración de la Virgen, que con su arquitectura y todo el trabajo desinteresado, solo movido por la fe, hicieran realidad el templo.

En 1922 el padre José María Bertola consultó al arzobispo Monseñor Bernardo Herrera Restrepo el sitio de las obras, el cual indico que se debía construir en el antiguo sitio del Carmen.

El planteamiento de la construcción del templo fue por el año 1922 y el 22 de Agosto de 1926 se celebró una misa campal, en la que Monseñor Ismael Perdomo bendijo la primera piedra del templo. Igualmente invitaba a todos los feligreses a que participaran en la construcción del nuevo Santuario.

Los planos fueron pedidos al Ingeniero Saleciano Ernesto Vespignani, autor de innumerables construcciones religiosas; el estilo que eligió para el santuario fue gótico, pero los planos originales fueron cambiados casi en su totalidad por el salesiano coadjutor ingeniero Juan Buscaglione, siguiendo el estilo gótico florentino, además de haberle puesto al proyecto arte bizantino y árabe. Obviamente su estilo se debió por los conocimientos adquiridos en Italia, Constantinopla, Esmirna y Alejandría. La construcción del templo tardó 10 años, en los que estuvo al frente Buscaglione y sus dos colaboradores Salecianos, Roberto Cárdenas y Constantino de Castro; especial mención para el jefe de obras maestro Adolfo Pulido. Su geometría sería en cruz latina de tres naves (55 mts longitud x 26 mts ancho), elevación de la torre central 57 mts y de la cúpula 40 mts, se destaca su pintura interpolada marrón y crema, colores emblemáticos de los Carmelitanos. La particularidad de este estilo gótico son las bóvedas con cruce de arcos diagonales (crucería), por sus contrafuertes externos en forma de arco (arbotantes) y el arco ojival.

Cabe resaltar que el esplendor, el detalle al extremo de la decoración y la delicadeza de sus acabados, se debió al gusto, a la fe y a la religiosidad de la gente, quienes tenían sus intereses por encima del dinero, situación diferente al presente, donde primero está el dinero antes que la filigrana y el buen gusto por lo delicado y pulido.
El domingo 8 de Mayo de 1938, se ofició la misa pontifical por Monseñor Pedro María Rodríguez, a partir de este momento, ya había santuario para venerar a la Virgen del Carmen.

Pasados 50 años después de consagrado el santuario, empezaron deterioros notables de humedad, contaminación del medio ambiente, pintura sobre la ornamentación original que borró la pintura mural y todos los detalles artísticos; el humo de las velas ennegrecieron los muros, además del intenso abaleo del 9 de Abril por la muerte del caudillo Gaitán, empeoraron la fachada del templo.

Tres sucesos llevaron a las Salecianos a restaurar el templo:

  • Buscar participación activa de la comunidad en las celebraciones.
  • Reestructurar la centralidad del altar.
  • Aproximar el altar hacia la comunidad. El día 1 de Junio de 1987, se reunieron en la casa provincial saleciana el Padre Carlos Julio Aponte, arquitecto Ernesto Moure, Padre Julio Olarte Franco y el Padre Mario Leonardo Peresson, aprobando la remodelación y restauración del Santuario del Carmen, propuesta otorgada a la firma Moure-Vieco Ltda. Arquitectos.

El 10 de Agosto de 1987 se firmó el contrato con tres aspectos a seguir:

  • Recuperar pintura decorativa del interior cubierta con pintura.
  • Reparar las columnas salomónicas de la torre, contrarrestar carcoma y limpieza de pintura interior y exterior.
  • Remodelar el espacio litúrgico.

Las obras de recuperación de la pintura mural y de los tres frescos de los portales se le dieron al restaurador mexicano Rodolfo Vallín Magaña; la construcción del altar y ampliación del presbiterio fue dada a Canteras Unidas; la fabricación de las columnas con sus mosaicos venecianos le fue encomendada al señor Ernesto Romero y la pintura general se le entregó al señor Carlos Lara García, utilizando pintura Sika color y Sika transparente.

Las obras de restauración se iniciaron desde el 10 de agosto de 1987 y concluyeron el 16 de Julio de 1994.

 

Ver más en: 

http://spoliarium-macellum.blogspot.com.co/2016/10/santuario-de-nuestra-senora-del-carmen.html

  • iglesia san agustin
  • iglesia san francisco
  • iglesia santa barbara
  • iglesia la candelaria
boletin
precios

Moncada Mejía - Calle 187 # 57 45 -  Celular +(571) 315 501 04 27 ó 300 501 04 27 - Bogotá - Colombia